Quirarte + Ornelas / Extrapolación

Quirarte + Ornelas / Extrapolación

Quirarte + Ornelas

Extrapolación

 

Un rizoma no empieza ni acaba, siempre está en el medio,
entre las cosas, inter-ser, intermezzo.

Gilles Deleuze y Félix Guatarri

 

Habrá que comprender el trabajo artístico de Quirarte + Ornelas desde una perspectiva amplia, desde una noción capaz de entender que lo que se ve es parte de un mecanismo de producción de años de conformación, en el que hay un proceso de investigación sobre la forma en sus diferentes estados, ya sea como objeto, concepto o imagen pictórica. La obra invita a poner en tela de juicio el estado “original” de la forma.  Ésta, tridimensional o bidimensional, sugiere que el mundo matérico puede ser también concebido como otra cosa. El rizoma como herramienta epistemológica permite pensar en la organización de elementos, su desarrollo y evolución desde cualquier punto sin seguir una dirección determinada. El trabajo de Quirarte + Ornelas induce a observar desde esta noción el sistema de ejecución a partir de la pluralidad de la obra.

Lo que se presenta en esta exposición es sólo una parte del entretejido de posibilidades de creación de otras piezas. El punto de partida no es precisamente la estructura tridimensional o la escultura, sino el proceso creativo lo que hace posible su proliferación bajo una estructura libre, aunque delineada. Las piezas, como un rizoma, crecen indefinidamente, se posicionan como un nodo del que se generan líneas de conexión hacia la creación de otras piezas. Por eso es imposible pensar en un inicio y un fin: el entramado de su producción es rizomática, y por lo tanto apela a la generación del conocimiento que no está dado por una estructura lineal, sino múltiple.

La mayor parte de las estructuras son llevadas al plano pictórico, sin embargo, ello no quiere decir que sea su último estado, pues se abre a la posibilidad de que se conviertan en otra cosa. Pueden pasar al plano pictórico o bien devenir una pieza bidimensional realizada con hilo, de la misma manera en que una estructura base como una pirámide puede convertirse en el negativo de una escultura, o ser la pauta de otra pintura o escultura. La extrapolación de formas bidimensionales y tridimensionales y de los conceptos que las determinan está marcado por el proceso creativo. Las piezas son resultado de un desarrollo fundado en la conexión que hay entre cada una de ellas, y es esa conexión la que las entrelaza.

La propuesta artística anuncia la posibilidad de diversificar una misma cosa bajo la idea de replicarla alterando algunas características como el soporte, la forma o el material. Y fundamentalmente con la pieza misma. Es ahí donde la diferencia está marcada; la intencionalidad de realizar una pieza semejante a otra catapulta a un polo distinto, aunque no necesariamente opuesto. Se trata de generar puentes, de crear conexiones entre saberes y haceres, y lo que hace evidente el entrecruzamiento y la extrapolación de objetos y conceptos es la obra.  Lo demás, aunque invisible, es el sólido fundamento del trabajo de este dúo. El proceso de creación a nivel cognitivo está en constante desarrollo. No hay duda de que lo que sigue será una nueva propuesta nacida en el cruce de caminos de múltiples conexiones y saltos que la obra de Quirarte + Ornelas ofrece.

Natalie Gama Pourdanay